Restaurante Malena – Gimenells

By Gina, 4 febrer 2015

Poca gente conoce al chef Josep María Castaño, pero tiene una estrella Michelín en su restaurante Malena de Gimenells (Lleida). Y es que Lleida es una provincia un poco olvidada en Cataluña, pero si le preguntas a alguien dónde está Gimenells seguramente no sepa ni de qué estás hablando.

No es un sitio fácil de encontrar. “No te viene de paso” ni “lo descubres por casualidad”. El Restaurante Malena es un sitio del que te tienen que hablar. Su presencia en Internet y las redes sociales es escasa. Tienes que ir recomendado, y es por eso que la excursión ya vale la aventura.

Malena de Gimenells

Llegar al restaurante es fácil si te conoces la zona ya que está muy cerca de Lleida, pero reconocer que dentro de esa vaquería, detrás de una cortina de plástico “anti-moscas”, hay unos salones acogedores, es difícil. No es un restaurante muy grande (cuenta con 3 salas) y algunos detalles fallan (algún agujero en la pared mal tapado con masilla), pero en general es bastante acogedor.

El Chef explicaba en una entrevista que “Producimos vapor a partir de brasas mediante un sistema que hace que los alimentos absorban los aromas que salen de las brasas y queden impregnados”, y os juramos que sus fogones son un arte.

Malena de Gimenells

Nada más entrar hay una mampara de cristal donde se puede ver toda la cocina. Un detalle magnífico de cara a la transparencia con el comensal. El día que fuimos nosotros eramos los únicos comensales en todo el restaurante (la gente estaría de resaca de comidas navideñas…), y por eso el servicio estuvo atento todo el rato a nuestras demandas.

A parte de platos de la carta, existen dos menús degustación. El Menú de la Pizarra y el Menú Q. Nosotros probamos el menú Q que cuesta 55 euros, bebidas a parte.

Malena de Gimenells

Empezamos con una cata de aceite en la que nos dieron a escoger uno. Nosotros probamos el más fuerte y aunque se tenía que catar a sorbitos terminamos mojando pan.

Llegaron unos entrantes que consistían en palitos de pipas, almendras a las 4 pimientas, galletas de bacalao y airbag de Tou de Tilers. Todo estaba riquísimo, pero nosotros nos quedamos con el pan con tomate y xolís del Pallars, que era un bocadillo de fuet del revés, donde el pan era una masa con tomate y aceite dentro de dos rebanadas de xolís, el embutido con forma de 8 del Pallars.

Malena de Gimenells

Luego llegó una crema de boletus con daditos de foie y garnacha increíble y un saquito de bacalao con mostaza delicioso. No estaba en el menú, pero creo que terminamos ganando con el cambio porque se deshacía en la boca.

El Mar y Montaña era un festival de sabores. Llevaba una vieira marcada, setas, una salsa suave, trufa y frutos rojos. El contraste era tan espectacular, y la textura en la boca tan marcada, que creemos que es nuestro plato favorito de todos. Empezábamos a degustar los platos fuertes del cocinero.

Malena de Gimenells

Probamos el pan con arenque, uvas, apio y nueces y nos gustó el contraste fuerte del apio con el sabor suave de las uvas. El arenque le daba el sabor salado y en conjunto se te fundía en la boca.

Y como estábamos en las tierras de lleida no podían faltar los caracoles. Un carpaccio de manitas de cerdo con cigalas a la vinagreta de caracoles que no hacía falta masticar porque se deshacía al tocar la lengua. Fantástico.

¿Y si os decimos que probamos un revuelto de gambas y ajos tiernos? Pensaréis que eso lo podéis comer en cualquier bar de vuestro barrio, pero nunca será tan espumoso y delicioso como el del Malena. Aquí llego nuestro segundo plato favorito del almuerzo. Y es que todo mejora con foie.

Malena de Gimenells

El pescado del día cocinado al vapor de encina, con caldo oscuro vegetal estaba muy bueno, pero no se puede comparar al colofón final: La liebre a la royal.

La liebre a la royal es una elaboración clásica que está realmente exquisita. Se puede intentar hacer en casa, pero la del restaurante Malena de Gimenells es espectacular. A parte de la cantidad de trufa (que nunca sobra), la carne se deshace en la boca, y descansa encima de un lecho de boniato que quita el sentido a todo lo demás. Terminar con este plato es terminar con el tercer favorito de toda la comida.

Malena de Gimenells

Era el momento de los postres y probamos el cremoso de requesón con jengibre, membrillo y helado de mango. Perfecto para calmar el estçomago y ayudarle a hacer la digestión.

Y para acompañar el café: almendras garrapiñadas, orelletes, cajita de chocolates y ratafía. Si sales con hambre del Malena es que no has entendido nada.

Hay que ir porque…

  • …es un secreto en Lleida. Alta cocina donde menos te lo esperas.
  • …la liebre a la royal es uno de sus platos fuertes.
  • …¿quién no quiere trufa con todo?.

Debes evitarlo porque…

  • …no está cerca de nada. Ni siquiera de Lleida está cerca.
  • …aunque es un sitio romántico, las camareras no son las más simpáticas, ni el sitio el mejor decorado.
  • …te crees a los que dicen que huele a vaca, pero es mentira.

Precios:

Los platos de la carta están entre los 20 y los 30 euros.
Todos los postres valen 6 euros.
Hay dos menús: De 33 y 55 euros, bebidas a parte.
El error es poner los precios sin IVA en la carta… ¿Quién quiere cuidar a sus clientes y hace eso?

Dirección:

Partida Roques Blanques(La Vaqueria), Gimenells, España

Horarios: Llamar antes. SIEMPRE.

Teléfono: 973 74 85 23

Webmalenagastronomia.com

Mailxixo@malenagastronomia.com

Facebookwww.facebook.com/Restaurant-Malena

Malena de Gimenells

Malena de Gimenells

Malena de Gimenells

Malena de Gimenells

Malena de Gimenells

Malena de Gimenells

Malena de Gimenells

Malena de Gimenells

Malena de Gimenells

Malena de Gimenells

Malena de Gimenells

Malena de Gimenells

Malena de Gimenells

Malena de Gimenells

Malena de Gimenells

Malena de Gimenells

What do you think?

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *